Cómo crear límites saludables que funcionen para ti

Tienes un plazo importante en el trabajo. Pero tenías que llevar tu coche a la tienda. Te saltas el desayuno y te subes al trabajo. A mediodía tu estómago está revuelto. En tu camino hacia el almuerzo, tu jefe lo detiene para que te ocupes de algo urgente. ¿Qué haces?

Dependemos de nuestros límites todos los días. Son una parte necesaria de la vida. ¿Qué hace que un límite sea saludable? ¿Y cómo los pones y los apoyas?

¿Qué son los límites saludables?

Los límites son pautas que creas para ti misma. Te ayudan a limitar la forma en que respondes a los demás y cómo te cuidas. Los límites saludables te ayudan a mantener tu bienestar sin importar lo que la vida le arroje.

Señales de problemas con los límites personales

Los límites personales son claves para un buen cuidado personal. Pero la mayoría de las personas no se dan cuenta de lo importantes que son los límites para manejar el estrés. Las señales de que puede tener problemas para establecer los límites que necesita son:

  • Constantemente te sientes abrumada
  • Frecuentemente te enfermas
  • Dices sí a demasiadas cosas: estás agotada tratando de lidiar con todo lo que tienes que hacer.
  • Las personas se comportan de manera física, emocional o sexual cotigo, lo cual lo te sentir incómoda o sentirte insegura
  • Otros “cruzan la línea” cuando se trata de tocar o la forma en que entran en tu espacio personal, y tú no sabes qué decir
  • Alguien está diciendo algo que te hace sentir incómodo, ya sea sobre ti o sobre alguien más.
  • Una persona te está pidiendo que haga más de lo que quieres, y tienes problemas para decir que no

Tú puedes sentirse insegura donde establecer límites. Tú quieres “ser una jugadora de equipo”. Pero si te sientes agotada, es posible que no sepas qué hacer. ¿Cómo establecer límites cuando nunca has hablado antes al respecto?

Cómo crear buenos límites

Paso 1: practicar la autoconciencia

Los límites saludables comienzan con la autoconciencia. “Reconocer claramente lo que está sucediendo dentro de nosotros, y lo que vemos con un corazón abierto, amable y amoroso, es lo que llamo la aceptación radical”, dice la autora y guía de meditación Tara Bach. “Al aceptar absolutamente todo … somos conscientes de lo que está sucediendo dentro de nuestro cuerpo y mente en un momento dado, sin tratar de controlar, juzgar o alejarnos”.

¿Hay un nudo en el estómago? ¿Sientes un nudo en la garganta? ¿Qué sucede en tu cuerpo cuando una conversación se vuelve incómoda?

Es posible que desees ser útil. Pero algo se siente apagado. Fíjate en lo que te estás diciendo: “Debería hacerlo. Sé que se sentirán decepcionados si no lo hago”. ¿Cómo responde tu cuerpo cuando te dices estas cosas a ti mismo?

Paso 2: Practica encontrar tu voz

Date permiso para nombrar lo que te está molestando. Realiza lo que quieres y necesitas para sentirse mejor acerca de la situación. Hablar con un amigo, un terapeuta o escribir en un diario puede ayudarte a encontrar tu voz.

Cuando notas tus sentimientos y pensamientos, puedes expresarlos. Encontrar tu voz significa poder expresar lo que quieres con palabras. Puedes decirte a ti misma: “Realmente desearía no tener que hacer todo esto tan pronto”.

Puede que no estés lista para decir lo que piensas. Un buen terapeuta informado sobre el trauma puede ayudarte a establecer el ritmo en etapas. Di lo que sientes a ti mismo primero, luego a un terapeuta y luego a las personas que a las que necesita contárselo.

Paso 3: Empezar en pequeño

Piensa pequeños pasos. Un simple cambio puede ser el inicio. Por ejemplo, puedes decidir dormir más y apagar la computadora una hora antes de irte a la cama.

Podrías configurar tu alarma para levantarte a tiempo para el desayuno. Puedes planear tener alimentos saludables en la casa para disfrutar.

Puedes empezar poco a poco manteniendo las promesas que te haces a ti misma.

Ayuda para aquellos con una historia de trauma

Tener límites saludables suena simple. Pero no siempre es fácil. Si tienes experiencia limitada en honrar tu bienestar, establecer límites puede parecer difícil. Cuando niña, tu sentido de seguridad puede haber sido traicionado tantas veces, solo tener límites puede sentirse extraño. Pero crear límites saludables es aprendible.

Decir que no, puede desencadenar una tremenda culpa y vergüenza para los sobrevivientes de traumas. Tú puedes estar aterrorizada para establecer nuevos límites. Es por eso que la definición de límites saludables a menudo es parte del proceso de recuperación para aquellos con antecedentes de trauma.

Establecer mejores límites: un ejemplo de lugar de trabajo

Digamos que Jenny es una sobreviviente de trauma infantil. Ella a menudo se siente estresada y ansiosa en el trabajo. “¿Qué notas cuando hablas de sentirse abrumada?”, Pregunta un terapeuta. “¿Qué notas en tu cuerpo al describir tu día?”

Jenny dice: “Siento un hoyo en el estómago. Estoy realmente ansiosa por mi carga de trabajo. Creo que es porque no sé si puedo hacerlo. No sé cómo lo voy a hacer … “.

Jenny y la consejera reconocen estos sentimientos y pensamientos. “Si pudieras hacer una cosa para cuidarte, ¿cuál sería?”, Pregunta el terapeuta. “¿Qué crees que sería un buen primer paso?”

La lluvia de ideas fuera del trabajo puede revelar un camino a seguir. Jenny acepta probar una cosa que siente que puede hacer para evitar extenderse demasiado.

Los límites saludables para promover tu bienestar en un trabajo pueden ser:

  • Tomar un almuerzo para descansar y recargar, y renovar su perspectiva
  • Ir a la cama a tiempo para cuidar tu cuerpo.
  • Pausa cada día para prestar atención a tus sensaciones, pensamientos y sentimientos. Puede probar una meditación corta o practicar yoga (hay algunas aplicaciones geniales para tu teléfono, que pueden durar entre 1 y 10 minutos)

Los límites para ayudarte a interactuar mejor con otros pueden incluir:

  • Pedir ayuda a un colega o amigo de confianza (levantando un antiguo límite)
  • Tener palabras para decir “no” cuando se necesita: “Lo siento mucho, me encantaría hacer eso, pero no puedo. No tengo tiempo ahora mismo”.
  • Darse tiempo y espacio: “Quiero hacer esto contigo, pero no podré llegar hasta la próxima semana”.

Establecer límites físicos

Honrar tu espacio personal es esencial para sentirte más segura. Pero para algunos sobrevivientes de trauma, establecer límites personales puede ser un desafío. Una historia de abuso sexual o físico puede hacer que establecer límites físicos se sienta difícil.

Un abrazo que dura demasiado tiempo puede provocar miedo o pánico. Alguien que se acerca demasiado o se entromete cuando estás hablando puede ser muy molesto para un sobreviviente de trauma.

Los límites físicos seguros son esenciales en el tratamiento y recuperación del trauma. ¿Qué puedes hacer para sentirte más seguro?

Tómate el tiempo que necesites para decidir qué te hará sentirte más segura. Por ejemplo:

  • Di lo que necesites : “¿Podrías disculparnos un minuto? Iré a buscarte tan pronto como hayamos terminado.
  • Haz lo que necesites: extiende la mano para un apretón de manos en lugar de un abrazo.

Las recompensas de vivir con límites más saludables

Los límites personales saludables son la clave para un buen cuidado personal.

Todos necesitamos límites saludables en nuestra vida diaria. ¿Qué necesitas para cuidarte? ¿Cómo puedes empezar? ¿Cuáles son algunos pasos pequeños? Incluso si luchas por establecer límites, debes saber que mereces cuidarte bien.

Tus deseos y necesidades son tan importantes como los de cualquiera. Lo vales.

Autor entrada: Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *